Objetivos

Nuestros objetivos son:

Preparar a los estudiantes para que sean capaces de usar la lengua como medio de comunicación, dentro de un contexto real, que puede ser personal o profesional.

Capacitar a los estudiantes a través de diferentes actividades para lograr una tarea final.

Establecer las condiciones necesarias para abordar con eficacia e independencia el aprendizaje de la nueva lengua mediante el uso de estrategias de comunicación y aprendizaje.

Proporcionarles los medios para que, como aprendientes autónomos, consigan una mayor autonomía en las situaciones comunicativas en las que necesiten participar.

Se trata de capacitar al estudiante para lograr una comunicación real –no sólo en la vertiente oral, sino también en la escrita– con otros hablantes de español mediante el uso de textos, grabaciones y materiales auténticos y la realización de actividades que procuran imitar con fidelidad la realidad de fuera del aula.

El alumno debe adquirir las destrezas comunicativas necesarias para desenvolverse en la vida real: la comunicación no es un mero producto, sino más bien un proceso, que se lleva a cabo con un propósito concreto, entre unos interlocutores concretos, en una situación concreta. Por ello, no basta con que los estudiantes asimilen un cúmulo de datos –vocabulario, reglas, funciones, etc. Es imprescindible, además, que aprendan a utilizar esos conocimientos para negociar el significado, y que las actividades se acerquen a la realidad de fuera del aula.

Asimismo, la enseñanza comunicativa de la lengua debe contemplar las necesidades de los alumnos, los cuales son los auténticos protagonistas del proceso de enseñanza y aprendizaje, y por ello el enfoque que debe adoptarse también en clase debe estar centrado en el alumno. A partir de una enseñanza centrada en el alumno y en su proceso de aprendizaje, se puede considerar que el papel fundamental del profesor es crear las condiciones adecuadas para que el aprendizaje se produzca de forma eficaz.

El repertorio de papeles que desempeña el profesor es bastante amplio: analizar las necesidades de los alumnos, crear situaciones de comunicación, organizar actividades, asesorar, participar como un compañero más, observar el desarrollo de las actividades en el aula, elaborar materiales, etc.

El profesor parte de actividades que los alumnos deberán realizar comunicándose en la lengua; en esas actividades descubrirán conjuntamente los profesores y los alumnos aquellas unidades de los distintos niveles de descripción de la lengua que serán objeto de aprendizaje.

El plan de trabajo más destacado en este enfoque es la elaboración de una tarea final, la cual está organizada a partir de unidades secuenciadas que se pueden ampliar y modificar en función de la dinámica de negociación y participación en el aula. Las tareas finales normalmente no abarcan más que una o dos sesiones de clase.